Trastornos del espectro autista

JUANROMERO
Avanzado
Mensajes: 343
Registrado: Dom Jun 02, 2019 5:56 pm

Trastornos del espectro autista

Mensaje por JUANROMERO » Vie Jun 14, 2019 8:59 pm

Los trastornos del espectro del autismo o TEA (en inglés, autistic spectrum disorders o ASD) abarcan un amplio espectro de trastornos1​ que, en su manifestación fenotípica,2​ se caracterizan por deficiencias persistentes en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos, unidas a patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.3​ Estos síntomas han de estar presentes en las primeras fases del período de desarrollo de la persona, aunque pueden no manifestarse totalmente hasta que las demandas sociales superan sus limitaciones. También pueden permanecer enmascarados por estrategias aprendidas.3​ La historia del estudio científico del autismo comienza con la publicación en 1943 del artículo «Autistic disturbances of affective contact» («Trastornos autistas del contacto afectivo»)4​de Leo Kanner (1943),5​4​ pero sufrirá diversos avatares que retrasarán el avance de la investigación hasta bien entrado el decenio de 1960.5​

Durante mucho tiempo, el autismo fue considerado un trastorno infantil. Sin embargo, hoy día se sabe que se trata de una condición permanente que acompaña a la persona a lo largo de todo su ciclo vital. Aunque aún no está clarificada su etiología, los trastornos del espectro autista parecen estar causados por la interacción entre una susceptibilidad genética heredable y factores epigenéticos y ambientales que actúan durante la embriogénesis.6​ 7​ 3​ Las controversias rodean a algunas causas ambientales propuestas;8​ por ejemplo, las hipótesis de vacuna son biológicamente implausibles y han sido refutadas por estudios científicos.

Antes de la publicación del DSM-5 en 2013, el llamado «trastorno autista» (referido también como «autismo clásico o kanneriano» o simplemente «autismo») constituía según el DSM IV una subcategoría de los trastornos generalizados del desarrollo, dentro de los cuales se incluía también el trastorno de Rett, el trastorno desintegrativo infantil, el trastorno de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado.9​ Este último se diagnosticaba cuando no se cumplían la totalidad de los criterios para los demás trastornos.10​ Actualmente, esta clasificación ha cambiado.11​ El DSM V incorpora, de acuerdo con los resultados de investigaciones posteriores, el concepto de «espectro» propuesto por primera vez por Lorna Wing a raíz de un estudio realizado junto con Judith Gould en 1979.5​ En cuanto a la intervención, las terapias que ofrecen un mayor apoyo científico son las cognitivo-conductuales.12​ Estas tienen como finalidad mejorar la calidad de vida de las personas TEA.

Algunas cuestiones pendientes de investigar en los TEA son sus diversas manifestaciones en la edad adulta13​ y en las mujeres. Se dice que su incidencia es mayor en los hombres, pero se ha sugerido que este dato no es exacto por cuanto las manifestaciones en el sexo femenino son diversas al masculino.14​
Índice

1 Sistemas de clasificación
1.1 DSM 5 (2013)
1.2 CIE 10 (1992)
2 Historia
2.1 Autismo o trastorno autista
2.2 Actualidad: concepto de «espectro autista»
3 Cuadro clínico
4 Características
5 Autismo idiopático y autismo sindrómico
6 Etiología
6.1 Bases neurobiológicas
6.2 Causas estructurales
6.3 Factores ambientales
6.3.1 Factores de riesgo prenatales y perinatales
6.3.2 Factores obstétricos
6.3.3 Estrés
6.3.4 Ácido fólico
6.4 Conexión intestino-cerebro
6.5 Controversias históricas en la etiología
6.5.1 Vacunas
6.5.2 Crianza
7 Teorías explicativas
7.1 Teoría de la mente (ToM)
7.2 Falta de coherencia central
7.3 Teoría de la disfunción ejecutiva
7.4 Teoría de la empatía-sistematización
7.5 Neuronas espejo
8 Epidemiología
9 Detección
9.1 Tipos de instrumentos para la detección del TEA
10 Evaluación integral para el diagnóstico
11 Diagnóstico
11.1 Aspectos cognoscitivos
11.2 Diagnóstico diferencial
11.2.1 Autismo infantil y retraso mental
11.2.2 Trastornos de la comunicación social
11.2.3 Autismo y esquizofrenia
12 Intervención
12.1 Definición de TE y NEAE
12.2 TE para tratar con alumnado TEA
12.3 Herramientas
12.4 Proyectos para el tratamiento educativo de personas TEA
12.5 Enlaces externos a las aplicaciones
13 Pronóstico
13.1 Inclusión en escuelas regulares
14 Calidad de vida
15 Otros datos de interés
15.1 Alto y bajo funcionamiento
15.1.1 Síndrome del sabio
15.2 Integración Sensorial
15.3 Síndrome de evitación patológica de la demanda
15.4 Fenotipo ampliado
15.5 Aspectos políticos
15.5.1 Estrategia Española en Trastornos del Espectro del Autismo
16 Véase también
17 Referencias
18 Bibliografía
19 Enlaces externos

Sistemas de clasificación
DSM 5 (2013)

El DSM, en su edición de 1994 (DSM-IV), incluía el Trastorno autista en la categoría Trastornos generalizados del desarrollo, junto a otras 4 subcategorías: Trastorno de Rett, el Trastorno desintegrativo infantil, el Trastorno de Asperger y el Trastorno generalizado del desarrollo no especificado (PDD-NOS, en inglés).15​9​16​

En la actualidad, esta terminología ha desaparecido del DSM. El DSM-5,17​incluye por primera vez la categoría Trastornos del espectro autista, que sustituye a los anteriores subtipos "trastorno autista", "síndrome de Asperger", y "trastorno generalizado del desarrollo no especificado" por la categoría general “Trastornos del Espectro Autista” (TEA), quedando fuera el síndrome de Rett, pues aunque tiene similitudes en algunos de sus síntomas con el autismo, presenta una etiología genética bien definida.18​ Por su parte, el Trastorno Desintegrativo de la Infancia deja de ser recogido por el DSM-5 ya que tiene importantes problemas de validez.11​

Antes de la aparición del DSM-5, este sistema de clasificación se centraba más en las clasificaciones o categorías descriptivas que en las necesidades de los pacientes. El nuevo manual, por el contrario, atiende a cuestiones de intervención, y por ello establece tres niveles de necesidad dentro de los TEA:19​

Nivel I: Personas que necesitan ayuda.
Nivel II: Personas que necesitan ayuda notable.
Nivel III: Personas que necesitan ayuda muy notable.

De ahí que los síndromes anteriormente considerados como subtipos ahora sean considerados como manifestaciones diversas de un mismo trastorno15​.

Los tres criterios contemplados en el DSM-IV para el diagnóstico (disfunciones sociales, del lenguaje y comportamientos reiterativos), pasan a ser dos en el DSM-5, que reagrupa los dos primeros en uno solo.

Anteriormente, en el DSM-III (1980) se consideraba una sola categoría, la de "autismo infantil", siendo la primera edición de este manual que incluyó el trastorno; anteriormente, aunque el autismo había sido ya identificado como entidad específica, los comportamientos autistas eran desacertadamente asimilados a la esquizofrenia o, en términos generales, a las psicosis.
CIE 10 (1992)

El CIE tiene su origen en la «Lista de causas de muerte», cuya primera edición editó el Instituto Internacional de Estadística en 1893. La OMS se hizo cargo de la misma en 1948, en la sexta edición, la primera en incluir también causas de morbilidad. A la fecha, la lista en vigor es la CIE-10 de 1992,20​ y se usa a escala internacional para fines estadísticos relacionados con morbilidad y mortalidad, los sistemas de reintegro y soportes de decisión automática en medicina.20​ La OMS está preparando la edición del CIE-11.21​22​23​ El CIE-10 de 1992, al igual que el DSM IV, incluía el autismo dentro de la categoría F84.Trastornos generalizados del desarrollo, junto a otras subcategorías, de acuerdo con la siguiente clasificación:24​

F84.0. Autismo infantil
F84.1. Autismo atípico
F84.2. Síndrome de Rett
F84.3 Otro trastorno desintegrativo de la infancia
F84.4 Trastorno hipercinético con retraso mental y movimientos estereotipados
F84.5 Síndrome de Asperger
F84.8 Otros trastornos generalizados del desarrollo
F84.9 Trastorno generalizado del desarrollo sin especificación

Historia
Autismo o trastorno autista

La palabra «autismo» fue utilizada por primera vez en 1912 por el psiquiatra suizo Eugene Bleuler, en un artículo publicado en el American Journal of Insanity, para referirse a uno de los síntomas de la esquizofrenia o Dementia praecox, un trastorno de muy rara ocurrencia en la infancia.25​ Lo construyó a partir del griego αὐτὀς (autos) que significa «uno mismo».26​ 27​

En 1938, el médico austríaco Hans Asperger utilizó la terminología de Bleuler usando «autístico» en el sentido moderno para describir en psicología infantil a niños que no compartían con sus pares, no comprendían los términos «cortesía» o «respeto» y presentaban además hábitos y movimientos estereotipados. Denominó el cuadro «psicopatía autística».27​ En 1944 elaboraría un artículo para ahondar en este síndrome; sin embargo, sus trabajos pasaron desapercibidos durante décadas ante la comunidad científica internacional debido a las circunstancias históricas posteriores, ya que publicó en alemán.

El uso médico moderno del término autismo lo encontramos en el estudio de un grupo de tres niñas y ocho niños que llevó a cabo Leo Kanner, otro psiquiatra austriaco pero que trabajaba en el Hospital Johns Hopkins de Estados Unidos, y que fue publicado en 1943, casi a la par que el de Asperger. Kanner constató que estos niños tenían «una inhabilidad innata para lograr el usual y biológicamente natural contacto afectivo con la gente» e introdujo la caracterización autismo infantil temprano. Hans Asperger y Leo Kanner son considerados los pioneros del estudio moderno del autismo.27​

Las interpretaciones del comportamiento de los grupos observados por Kanner y Asperger fueron distintas. Kanner reportó que tres de los once niños no hablaban y los demás no utilizaban las capacidades lingüísticas que poseían. También notó un comportamiento auto-estimulatorio y "extraños" movimientos en aquellos niños. Por su lado, Asperger notó, más bien, sus intereses intensos e inusuales, su repetitividad de rutinas y su apego a ciertos objetos, lo cual era muy diferente al autismo de alto rendimiento, ya que en el experimento de Asperger todos hablaban. Indicó que algunos de estos niños hablaban como "pequeños profesores" acerca de su área de interés, y propuso la teoría de que para tener éxito en las ciencias y en el arte uno debía tener cierto nivel de autismo.

El trabajo de Asperger no fue reconocido hasta 1981, cuando Uta Frith –psicóloga estadounidense de origen alemán– lo redescubre y lo traduce al inglés. Aunque tanto Hans Asperger como Leo Kanner coincidían en muchas de sus apreciaciones, sus diferentes interpretaciones llevaron a Lorna Wing a usar el término síndrome de Asperger diferenciándolo del autismo de Kanner, aunque señalaba que bien se podía tratar de dos manifestaciones distintas de una misma condición.28​

Debido en parte a que Leo Kanner echó mano del término autismo para describir la nueva condición que había descubierto4​, ésta quedó estigmatizada por la sombra de las psicosis, dificultando el avance de las investigaciones hasta bien entrada la década de los 60 en EE. UU. y aún más tarde en otros países.5​

De hecho, esta fue la interpretación que siguieron las corrientes principales del psicoanálisis, con la particularidad de que se pensaba que estas psicosis tenían un origen psicogenético,5​es decir, que estaba provocadas por la frialdad de la figura materna a la hora de interaccionar con los hijos en los primeros meses de desarrollo. Ello da lugar a uno de los episodios más oscuros de la historia del autismo y de la psiquiatría en general, pues se perpetuó la práctica de separar a los niños de sus padres y de internarlos en instituciones, además de crear serios sentimientos de culpa en los progenitores.5​

Estas prácticas llegaron al límite en la década de los 605​de la mano del psicoanalista y psicólogo austriaco afincado en Estados Unidos, Bruno Bettelheim, quien creó el término de “madre nevera” y publicó en 1968 un libro titulado ‘’La fortaleza vacía’’, sugiriendo que detrás de la apariencia de oposición de los niños autistas se escondía un interior muy pobre.29​ Bettelheim adoptó una posición más doctrinaria con respecto al autismo, distanciándose de la búsqueda científica y neurobiológica de Kanner y partiendo de los postulados psicoanalíticos. Trató también de incorporar la epistemología genética de Piaget.30​ Su objetivo era mantener la Escuela Ortogénica de Chicago, donde los niños eran separados de sus madres para emprender una terapias de dudosa efectividad.31​ Posteriormente, se pusieron al descubierto muchas irregularidades e incluso hechos polémicos sobre los métodos utilizados y el trato dispensado a sus pacientes.32​33​31​

El psicólogo estadounidense de origen alemán, Eric Schopler, cuya investigación pionera en el autismo llevó a la fundación del programa TEACCH, horrorizado por las ideas y la práctica de Bettelheim, decidió dedicarse a entrenar a los padres en el proceso educativo tanto como fuera posible.30​ De hecho, sin la participación de las asociaciones de padres y sus reivindicaciones no hubiera sido posible avanzar de modo decidido en la investigación del autismo en los años posteriores.34​

El psicólogo clínico Ole Ivar Lovaas (Lier, Noruega; 1932 - Lancaster, Estados Unidos 2010) fue considerado como uno de los padres de la terapia para el autismo, denominada análisis de conducta aplicada o ACA, más conocido por sus siglas en inglés como ABA (applied behavior analysis). Sin embargo, fue muy criticado por el uso de técnicas aversivas.30​

Las aportaciones de Charles Fester y Mirian K. DeMyer desde la perspectiva conductual de la psicología del aprendizaje hacen que a lo largo de los años 60 y posteriormente se vaya abriendo paso la perspectiva educativa en la intervención del autismo, no como métodos de supuesta cura, sino como un modo de mejorar las conductas adaptativas de los afectados.34​
Actualidad: concepto de «espectro autista»

La psiquiatra Lorna Wing, madre de una hija con autismo, introduce el concepto de ‘’espectro autista’’, lo que a principios de los años 80 va a significar una auténtica revolución en el modo de entender y afrontar el autismo.5​ Esta idea fue reforzada por el trabajo de Uta Frith, pionera en gran parte de la investigación actual sobre el autismo,30​ y a quien debemos el redescubrimiento de los trabajos de Hans Asperger.

Hoy en día está totalmente desechada la hipótesis de las madre nevera, y aunque la etiología de los TEA no está del todo clarificada, las investigaciones señalan a una condición neurológica con concurrencia de factores genéticos, epigenéticos y ambientales que actúan durante la embriogénesis.6​

A partir de 1997, comienzan a publicarse las guías de buena práctica para TEA, que tienen como fin garantizar la calidad científica de las investigaciones, el rigor en el diagnóstico y la ética en las prácticas de intervención en los TEA de acuerdo con los descubrimientos científicos que fueron surgiendo a finales de la década de los 90 y principios del siglo XXI.35​
Cuadro clínico

Según el DSM-5, el autismo se caracteriza por retraso o alteraciones del funcionamiento antes de los tres años de edad en una o más de las siguientes esferas: interacción social y comunicación; patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos, repetitivos y estereotipados.36​
Características

Déficit en la reciprocidad socio-emocional, que oscilan desde un acercamiento social inadecuado y errores en el seguimiento de una conversación; un nivel reducido de compartir intereses, emociones o afectos; fracaso para iniciar o responder a las interacciones sociales.
Déficit en las conductas de comunicación no verbal empleados para la interacción.
Déficit en el desarrollo, mantenimiento y comprensión de las relaciones; que abarcan; por ejemplo, desde las dificultades para ajustar su conducta para adaptarse a varios contextos sociales; dificultades para compartir el juego imaginativo o para hacer amigos, hasta la ausencia de interés por los iguales.37​

La gravedad está basada en las deficiencias en la comunicación social y en los patrones de conducta restrictivos o repetitivos.37​
Autismo idiopático y autismo sindrómico

Cuando se habla de autismo sin otra especificación, nos estamos refiriendo al autismo idiopático, condición incluida en los TEA. En estos casos, no existe ningún marcador biológico.38​

Pero los síntomas de autismo pueden presentarse también como consecuencia de otra afección de etiología conocida. Es lo que se denomina ‘’autismo secundario’’ o ‘’autismo sindrómico’’.39​ Para hablar de autismo sindrómico (también se habla de ‘síndromes dobles’) se requiere que la enfermedad asociada con el autismo en esos pacientes haya sido descrita en su origen en otros pacientes no autistas, constituyendo éstos la mayoría de los casos.40​ En este caso, no se puede establecer un nexo causal entre ambos trastornos.

Determinar esta falta de relación causal puede resultar difícil en síndromes muy infrecuentes, pero hay algunos en los que ha sido posible, como el síndrome del X frágil, síndrome deleción 22q13, síndrome de Rett, esclerosis tuberosa, fenilcetonuria no tratada, rubéola congénita, síndrome de Prader-Willi o trastorno desintegrativo de la infancia.
Etiología

Aunque no se reconocen causas específicas de los trastornos del espectro autista, varios factores de riesgo han sido identificados y es posible que contribuyan al desarrollo del TEA.41​
Bases neurobiológicas

La evidencia científica sugiere que en la mayoría de los casos el autismo es un desorden heredable. De hecho, es uno de los desórdenes neurológicos con mayor influencia genética. Los resultados de estudios en familias y en gemelos sugieren que los factores genéticos tienen un papel en la etiología del autismo y otros trastornos del desarrollo.42​

Los estudios en gemelos idénticos han encontrado que si uno de los gemelos es autista, la probabilidad de que el otro también lo sea es de un 60 %, pero de alrededor de 92 % si se considera un espectro más amplio. Incluso hay un estudio que encontró una concordancia de 95,7 % en gemelos idénticos.43​ La probabilidad en el caso de mellizos o hermanos que no son gemelos es de un 2 a 4 % para el autismo clásico y de un 10 a 20 % para un espectro amplio. No se han encontrado diferencias significativas entre los resultados de estudios de mellizos y los de hermanos. Sin embargo, no se ha demostrado que las diferencias genéticas observadas, aunque resultan en una neurología atípica y un comportamiento considerado anormal, sean el origen patológico.

Se han encontrado dos genes relacionados con el autismo que también están relacionados con la epilepsia, el SNC1A causante del síndrome de Dravet y el PCDH19 que provoca el síndrome EFMR también llamado Juberg Hellman. También se han encontrado deleciones de pérdida de PCDH 10 que han sido relacionadas directamente con trastornos del espectro autista.44​

Recientemente se ha descubierto otro gen más implicado en el desarrollo del autismo y la asociación entre la epilepsia y el autismo, ya se conocen dos genes, en 2001 se encontró el SNC1A, en 2009 se descubrió la relación con el PCDH19 y en abril de 2011 se ha encontrado el SYN1 en una familia canadiense.45​

Otras investigaciones han descubierto que la hormona oxitocina podría jugar un papel relevante en la aparición del autismo.46​ En el cerebro, la hormona oxitocina parece estar involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y podría estar involucrada en la formación de relaciones de confianza47​ y generosidad.48​
Causas estructurales

Evidencias actuales indican que los sistemas fronto-estriado y cerebeloso motor son las principales zonas afectadas en las personas con trastornos del espectro autista, tanto a nivel anatómico como funcional.49​

La reducción del número de células de Purkinje (neuronas del cerebelo que controlan la función motora, el equilibrio, la marcha y el habla) y la hipoplasia cerebelosa son las alteraciones neurológicas que se han relacionado con los TEA de manera más clara. De hecho, el cerebelo es esencial en el desarrollo de la comunicación, las capacidades motrices, cognitivas y sociales básicas, y las conductas repetitivas/restrictivas, todas ellas alteradas en las personas con estos trastornos.49​
Factores ambientales

A pesar de que los estudios sobre gemelos indican que el autismo es sumamente heredable, parecen también indicar que el nivel de funcionamiento de las personas con autismo pueden ser afectados por algún factor ambiental, al menos en una porción de los casos. Una posibilidad es que muchas personas diagnosticadas con autismo en realidad padecen de una condición desconocida parecida al autismo causada por factores ambientales, o sea, una fenocopia. De hecho, algunos investigadores han postulado que no existe el "autismo" en sí, sino una gran cantidad de condiciones desconocidas que se manifiestan de una manera similar.

De todas formas, se han propuesto varios factores ambientales que podrían afectar el desarrollo de una persona genéticamente predispuesta al autismo:
Factores de riesgo prenatales y perinatales

Una serie de complicaciones prenatales y perinatales han sido reportadas como posibles factores de riesgo para autismo. Estas incluyen diabetes gestacional, edad materna y paterna mayor a 30 años, hemorragias luego del tercer trimestre, uso de medicación (ej. valproato) durante el embarazo y meconio en el líquido amniótico. Aunque las investigaciones no son concluyentes respecto de la relación de estos factores con el autismo, cada uno de estos ha sido identificado más frecuentemente en niños con autismo, en comparación con sus hermanos no autistas u otros niños con desarrollo normal.50​
Factores obstétricos

Hay un buen número de estudios que muestran una correlación importante entre las complicaciones obstétricas y el autismo. Algunos investigadores opinan que esto podría ser indicativo de una predisposición genética nada más. Otra posibilidad es que las complicaciones obstétricas simplemente amplifiquen los síntomas del autismo.
Estrés

Se sabe que las reacciones al estrés en las personas con autismo son más pronunciadas en ciertos casos. Sin embargo, factores psicogénicos como base de la etiología del autismo casi no se han estudiado desde los años 70, dado los nuevos enfoques que han surgido hacia la investigación de causas genéticas.
Ácido fólico

La suplementación con ácido fólico ha aumentado considerablemente en las últimas décadas, particularmente por parte de mujeres embarazadas. Se ha postulado que este podría ser un factor de generación de autismo, dado que el ácido fólico afecta la producción de células, incluidas las neuronas. Sin embargo, la comunidad científica todavía no ha tratado este tema.[cita requerida]
Conexión intestino-cerebro

Existe un intenso debate en la comunidad científica sobre la conexión intestino-cerebro. Varios estudios sugieren una relación entre la sensibilidad al gluten no celíaca y trastornos neuropsiquiátricos, entre los que figura el autismo.51​

La investigación sobre el efecto de la dieta y la nutrición en el autismo se ha incrementado en las últimas dos décadas, sobre todo en los síntomas de hiperactividad y atención. Se ha planteado la hipótesis de que algunos síntomas de los trastornos del espectro autista pueden ser causados por los péptidos opioides formados a partir de la descomposición incompleta de los alimentos que contienen gluten y caseína, que atraviesan la membrana intestinal debido a un aumento de la permeabilidad intestinal, pasan al torrente sanguíneo y cruzan la barrera hematoencefálica. El exceso resultante de los opioides se cree que conduce a los comportamientos observados en el autismo y que la eliminación de estas sustancias de la dieta podría determinar un cambio en los comportamientos autistas.51​

El hallazgo de anticuerpos del tipo IgG contra antígenos alimentarios se considera una evidencia indirecta del aumento de la permeabilidad intestinal. Los niños con autismo tienen, en comparación con los controles sanos, niveles significativamente más altos de anticuerpos antigliadina del tipo IgG (pero no del tipo IgA), especialmente aquéllos con síntomas gastrointestinales. También se ha reportado un aumento de los anticuerpos dirigidos a varios otros alérgenos alimentarios, incluidos la caseína y la leche entera.51​

La eficacia de la dieta sin gluten y sin caseína en la mejora de la conducta autista aún no está definitivamente demostrada y son necesarios nuevos estudios a gran escala, aleatorizados y de buena calidad. Los estudios realizados hasta la fecha indican que sólo una parte de niños diagnosticados con trastornos del espectro autista se beneficia de la eliminación del gluten de la dieta.51​ En general, según las observaciones de los padres, la dieta produce una mayor mejora de los comportamientos autistas, los síntomas fisiológicos y las habilidades sociales en los niños con síntomas gastrointestinales, diagnósticos de alergia alimentaria o sospecha de sensibilidad alimentaria; y en aquellos en los que la supresión del gluten y la caseína es estricta, con errores poco frecuentes tanto bajo la supervisión paterna como en el resto de situaciones.
Controversias históricas en la etiología
Vacunas

La afirmación más controvertida respecto a la etiología del autismo fue sobre la vacuna SRP,52​ y en aquellas que han utilizado el componente timerosal como conservante53​. Originada de un caso de fraude científico,54​ sugería que el autismo resultaba del daño cerebral causado por componentes de la vacuna.55​No hay evidencia científica convincente que soporte esta hipótesis.56​ Fue propuesta inicialmente por Andrew Wakefield, un ex cirujano británico e investigador médico.

Andrew Wakefield planteó la existencia de un vínculo entre la vacuna triple viral (contra el sarampión, las parotiditis y la rubéola), el autismo y la enfermedad intestinal en 1998. Cuatro años después de la publicación del documento, los resultados de otros investigadores aún no habían podido reproducir las conclusiones de Wakefield o confirmar su hipótesis de una relación entre trastornos de la infancia gastrointestinales y el autismo.57​ Una investigación en 2004 realizada por el periodista Brian Deer del Sunday Times reveló intereses financieros por parte de Wakefield y la mayoría de sus colaboradores en desacreditar la vacuna.58​ El Consejo Médico General Británico (GMC) realizó una investigación sobre las denuncias de mala conducta contra Wakefield y dos colegas anteriores. En 2010, fue encontrado culpable de fraude y se le prohibió volver a ejercer la medicina.59​

En 2014 un meta análisis que incluyó a 1.25 millones de niños de diferentes partes del mundo concluyó que ninguno de los componentes de la vacuna llevaban al desarrollo de TEA.60​
Crianza

Entre los años 50 y los 70 se creía que los hábitos de los padres eran corresponsables del autismo, en particular, debido a la falta de apego, cariño y atención por parte de madre-padre denominados "madre-padre nevera" (refrigerator mother-father). Estas teorías han sido refutadas por investigadores de todo el mundo en las últimas décadas. El grupo de estudio para los trastornos del espectro autista del Instituto de Salud Carlos III del Ministerio de Sanidad califica estas teorías como uno de los mayores errores en la historia de la neuropsiquiatría infantil.

Ciertas investigaciones relacionaron la privación institucional profunda en un orfanato con la aparición de un número desproporcionado de niños con algunos rasgos cuasi-autistas (aunque sin las características fisiológicas). Se postula que este fenómeno es una fenocopia del autismo. A diferencia de los niños con autismo, la sintomatología de estos niños, con rasgos provocados por la privación extrema, remite cuando viven en un entorno normalizado. Una privación institucional extrema, por otro lado, puede agravar el grado de afectación de un niño autista y empeorar trágicamente su pronóstico.

Las investigaciones de Spitz y toda la teoría del Apego de John Bowlby, basadas en la potencia de salud mental que proporciona el apego al bebé, demuestran hasta qué punto puede beneficiar a los niños autistas un entorno de apego seguro, amor y respeto.

También durante muchos años se llegó a confundir las características de los trastornos del espectro autista con el comportamiento típico de un niño mimado y caprichoso;[cita requerida] no obstante, en la actualidad se sabe que tal afirmación es totalmente falsa y por lo tanto esa teoría ha sido totalmente rechazada.
Teorías explicativas

Muchos modelos se han propuesto para explicar qué es o qué causa el comportamiento autista.
Teoría de la mente (ToM)

Baron-Cohen, Leslie y Frith establecieron la hipótesis de que las personas con autismo no tienen una teoría de la mente, esto es, la capacidad de inferir los estados mentales de otras personas (sus pensamientos, creencias, deseos, intenciones) y de usar esta información para lo que dicen, encontrar sentido a sus comportamientos y predecir lo que harían a continuación.61​

Esta teoría explicaría la tríada de alteraciones sociales, de comunicación y de imaginación, pero no explica por qué un 20% de niños con autismo supera la tarea, ni tampoco puede explicar otros aspectos como son: repertorio restringido de intereses, deseo obsesivo de invarianza, etcétera.

Sin embargo, hay quienes ponen de manifiesto que, en caso de existir el constructo hipotético de la Teoría de la Mente, no hay datos decisivos para afirmar que los autistas no la poseen.62​
Falta de coherencia central

Esta teoría, propuesta por Uta Frith, sugiere que los niños autistas son buenos para prestar atención a los detalles, pero no para integrar información de una serie de fuentes. Se cree que esta característica puede proveer ventajas en el procesamiento rápido de información, y tal vez se deba a deficiencias en la conectividad de diferentes partes del cerebro.
Teoría de la disfunción ejecutiva

Formulada por Pennington y Ozonof (1996) y Russel (1997), postula que la causa del autismo radicaría en deficiencias en las funciones ejecutivas. Explica los patrones de comportamiento, intereses y actividades restringidos y estereotipados, pero no da una explicación global del trastorno.
Teoría de la empatía-sistematización

Baron Cohen propone en 2009 que existe una gradación de estilos cognitivos en un continuo cuyos extremos estarían definidos por la capacidad de empatización y la capacidad de sistematizar. Las personas con autismo tendrían un exceso de sistematización, por lo que fracasarían en el intento de establecer relaciones empáticas con otras personas.
Neuronas espejo

A finales del decenio de los 90, en el laboratorio de la Universidad de California en San Diego se investigó sobre la posible conexión entre autismo y neuronas espejos, una clase recién descubierta de neuronas espejo.

La probada participación de esas neuronas en facultades como la empatía y la percepción de las intenciones ajenas sustenta una hipótesis de que algunos síntomas del autismo obedezcan a una disfunción del sistema neuronal especular. Diversas investigaciones confirman la tesis.

Las neuronas espejo realizan las mismas funciones que parecen desarboladas en el autismo. Si el sistema especular interviene de veras en la interpretación de intenciones complejas, una rotura de esos circuitos explicaría el déficit más llamativo del autismo: la carencia de facultades sociales. Los demás signos distintivos de la enfermedad-ausencia de empatía, lenguaje e imitación deficiente, entre otros, coinciden con los que cabría esperar en caso de disfunción de las neuronas espejo.

Las personas afectadas de autismo muestran menoscabada la actividad de sus neuronas espejo en el giro frontal inferior, una parte de la corteza premotora del cerebro; quizás ello explique su incapacidad para captar las intenciones de los demás. Las disfunciones de las neuronas espejo en la ínsula y la corteza cingulada anterior podrían responsabilizarse de síntomas afines, como ausencia de empatía, los déficit en el giro angular darían origen a dificultades en el lenguaje. Los autistas presentan también alteraciones estructurales en el cerebelo y el tronco cerebral.
Epidemiología

Para 2010, la tasa de autismo se estimó en alrededor de 1-2 autistas por cada 1000 personas en todo el mundo y ocurrió cuatro a cinco veces más frecuente en niños que en niñas.[cita requerida] Para 2014, cerca del 1,5 % de los niños en los Estados Unidos (uno de cada 68) le diagnosticaron TEA, un aumento del 30 % a partir de 1 de cada 88 en 2012.63​64​65​ La tasa de autismo entre adultos mayores de 18 años en el Reino Unido es del 1,1 %.66​ El número de personas diagnosticadas ha aumentado dramáticamente desde la década de 1980, debido en parte a cambios en la práctica diagnóstica y los incentivos financieros subsidiados por el gobierno para la identificación diagnóstica;65​ la cuestión de si las tasas reales han aumentado sigue sin resolverse.67​
Detección

El diagnóstico del TEA es con frecuencia un proceso de dos etapas. La primera etapa comprende una evaluación del desarrollo general durante los controles del niño sano con un pediatra. Los niños que muestran algunos problemas de desarrollo se derivan para una evaluación adicional. La segunda etapa comprende una evaluación exhaustiva efectuada por un equipo de médicos y otros profesionales de la salud con un amplio rango de especialidades. En esta etapa, un niño puede recibir un diagnóstico de autismo o de algún otro trastorno del desarrollo.

Mucha gente—inclusive pediatras, médicos de familia, maestros y padres—pueden, al principio, ignorar los signos del TEA, al creer que los niños "alcanzarán" a sus compañeros. Aunque a usted pueda preocuparle pensar que su hijo pequeño tiene el TEA, cuanto más temprano se diagnostique el trastorno, más rápidamente pueden comenzar las intervenciones.68​

Un control del niño sano debería incluir una prueba para evaluar su desarrollo, con examen de detección específico del TEA a los 18 y 24 meses, como lo recomienda la Academia Americana de Pediatría. Realizar exámenes de detección del TEA no es lo mismo que diagnosticar el TEA.
Tipos de instrumentos para la detección del TEA

A veces, el médico interrogará a los padres acerca de los síntomas del niño a fin de detectar el TEA. Otros instrumentos de detección combinan información de los padres con observaciones del niño realizadas por el médico. Los ejemplos de instrumentos de detección para los infantes y niños en edad preescolar incluyen:

Lista de verificación para el autismo en los infantes (CHAT, por sus siglas en inglés)
Lista de verificación modificada para el autismo en los infantes (M-CHAT, por sus siglas en inglés)
Herramienta de detección del autismo en niños de dos años (STAT, por sus siglas en inglés)
Cuestionario de comunicación social (SCQ, por sus siglas en inglés)
Escalas de conducta comunicativa y simbólica (CSBS, por sus siglas en inglés).
Para detectar el TEA leve o síndrome de Asperger en los niños mayores, se puede depender de instrumentos de detección diferentes, como:
Cuestionario de exploración del espectro autista (ASSQ, por sus siglas en inglés)
Escala australiana para el síndrome de Asperger (ASAS, por sus siglas en inglés)
Test infantil del síndrome de Asperger (CAST, por sus siglas en inglés).68​

Evaluación integral para el diagnóstico

La segunda etapa de diagnóstico debe ser minuciosa a fin de encontrar si otras afecciones pueden ser las causantes de los síntomas del niño. Un equipo que incluye un psicólogo, un neurólogo, un psiquiatra, un logopeda u otros profesionales experimentados en el diagnóstico del TEA puede efectuar esta evaluación. La evaluación puede calificar el nivel cognitivo del niño, el nivel de lenguaje, su conducta adaptativa (habilidades adecuadas en relación con la edad necesaria para completar las actividades diarias independientemente, por ejemplo, alimentarse, vestirse y asearse), los niveles de audición, imágenes cerebrales y exámenes genéticos.68​
Diagnóstico

La revisión del DSM 5 modifica el enfoque anterior del DSM IV. Se pasó de categorizar a los diferentes trastornos a un enfoque dimensional para diagnosticar los trastornos que se son comprendidos dentro del espectro autista. Así, se considera que todos los trastornos antes mencionados son mejor representados en una sola categoría diagnóstica porque muestran los mismos tipos de síntomas y son diferenciados de mejor manera atendiendo variables clínicas (ej., dimensiones de severidad) y características asociadas (ej., trastornos genéticos, epilepsia, discapacidad intelectual).19​
Aspectos cognoscitivos

Alrededor del 75% de los pacientes diagnosticados de autismo presentan algún grado de retraso mental. Se da la circunstancia de que a medida que aumenta el grado de retraso mental, aumenta también la prevalencia del autismo. Puede decirse que resulta difícil establecer los límites entre el autismo y el retraso mental en aquellos casos en los que la deficiencia mental es muy severa.69​. También puede ser que el retraso mental conlleve autismo de modo secundario. En cualquier caso, el problema fundamental es la fiabilidad de las pruebas que miden el cociente intelectual (CI) aplicadas a personas con una afección considerable de autismo. Esto hace que sea imposible hacer una determinación exacta y generalizada acerca de las características cognitivas del fenotipo autista. Se sabe que los niños superdotados tienen características que se asemejan a las del autismo, tales como la introversión y la propensión a las alergias.70​ Se ha documentado también el hecho de que los niños autistas, en promedio, tienen una cantidad desproporcionada de familiares cercanos que son ingenieros o científicos.71​ Todo esto se suma a la especulación controvertida de que figuras históricas como Albert Einstein e Isaac Newton, al igual que figuras contemporáneas como Bill Gates, tengan posiblemente síndrome de Asperger. Observaciones de esta naturaleza han llevado a la escritora autista Temple Grandin, entre otros, a especular que ser genio en sí "puede ser una anormalidad".72​

Los datos, pues, apuntan a que el fenotipo autista es independiente de la inteligencia. Es decir, se pueden encontrar autistas con cualquier nivel de inteligencia.73​ Aquellos con inteligencia por debajo de lo normal serían los que tienden a ser diagnosticados. Aquellos con inteligencia normal o superior suelen escapar al diagnóstico.
Diagnóstico diferencial
Autismo infantil y retraso mental

El autismo infantil produce alteraciones intelectuales que a menudo son muy difíciles de diferenciar del discapacidad intelectual. Sus principales características son:

Ausencia de interacción social
Alteraciones profundas en el lenguaje, no acorde con las capacidades intelectuales
Insistencia en comportamientos estereotipados
Aparece antes de los 30 meses de edad
Resistencia al cambio
Incapacidad para anticipar el peligro

Su cociente intelectual suele ser bajo, correlacionándose en forma directa con los defectos lingüísticos. En pruebas psicométricas, el perfil de inteligencia del niño autista (al contrario del menor con retraso mental) con frecuencia muestra:

Disociación entre los CI verbal y no verbal, con una superioridad por parte de las habilidades no verbales
El desarrollo del lenguaje no sigue las etapas normales
Regresiones espontáneas en el proceso de desarrollo comunicativo
Disociaciones claras entre la forma y el contenido del lenguaje y su uso en forma inapropiada

Los menores que padecen retraso mental suelen exhibir un retraso en el desarrollo lingüístico, pero siguen las mismas etapas del niño normal. El autismo infantil y el retraso mental llegan a estar relacionados y, de hecho, se ha considerado que aproximadamente tres cuartas partes de niños autistas funcionan como adultos con retraso mental.74​
Trastornos de la comunicación social

El DSM-5 introduce una nueva etiqueta diagnóstica dentro de la categoría “deficiencias en el lenguaje”: “los trastornos de la comunicación social”. Los criterios diagnósticos de esta subcategoría solapan en parte con los del TEA; de modo que los niños diagnosticados con un trastorno de la comunicación social tienen una “deficiencia pragmática”, así como un problema de “utilización social de la comunicación verbal y no verbal”. Sin embargo, la presencia adicional de intereses obsesivos y de comportamientos repetitivos excluye la posibilidad de un diagnóstico de trastorno de la comunicación social. Por lo tanto, la presencia de comportamientos repetitivos es esencial en el establecimiento de un diagnóstico diferencial de autismo.
Autismo y esquizofrenia

Aunque personas con esquizofrenia pueden mostrar comportamiento similar al autismo, sus síntomas usualmente no aparecen hasta tarde en la adolescencia o temprano en la etapa adulta. La mayoría de las personas con esquizofrenia también tienen alucinaciones y delirios, las cuales no se encuentran en el autismo.75​
Intervención
Véase también: Escala de Evaluación de Tratamiento del Autismo

Los objetivos de las intervenciones son disminuir el impacto de los déficits tanto en la vida personal como en la familiar y social, mejorar la calidad de vida y la independencia funcional. Ningún tratamiento se ha establecido como superior y generalmente debe ser adaptado a las necesidades del niño.

Los programas de educación especial, intensiva y sostenida, y las cognitivo-conductuales76​ en etapas tempranas de la vida han mostrado su eficacia para ayudar a adquirir habilidades de cuidado personal, sociales y de trabajo.77​ Los programas de intervención temprana (de 0 a 6 años de edad) han demostrado su eficacia en la contención o eliminación de síntomas autísticos, en mejoras perceptivas, de atención, cognitivas, comunicativas o de las habilidades sociales. Es necesario, además, que la intervención se lleve a cabo con una perspectiva holística, e incidir de manera interdisciplinaria sobre todos los aspectos que ofrezcan disfunciones, bien sea en la conducta social, en el manejo de la comunicación y del lenguaje o en el comportamiento. Se trata de mejorar la situación del niño con TEA y sus habilidades, pero al mismo tiempo su bienestar, su calidad de vida y la de su familia.78​
Definición de TE y NEAE

Por un lado, la Tecnología Educativa (TE) es el conjunto de conocimientos, aplicaciones y dispositivos o herramientas que otorgan la posibilidad de aplicar las TIC en el ámbito educativo, concretamente en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Gracias a ésta, los docentes pueden diseñar y planificar el proceso de enseñanza y aprendizaje de manera óptima y eficiente.

Por otro lado, las Necesidades Específicas de Apoyo Educativo (NEAE) engloban todas las Necesidades Educativas Especiales (NEE) y Necesidades Educativas que pueda tener el alumnado. Estas últimas se derivan de Dificultades Específicas de Aprendizaje (DEA), del Trastorno por Déficit de Atención con o sin hiperactividad (TDAH), de las Altas Capacidades Intelectuales, de Especiales Condiciones Personales o de Historia Escolar (ECOPHE), o bien por Incorporación Tardía al Sistema Educativo.
TE para tratar con alumnado TEA

La Tecnología Educativa dirigida a las personas afectadas con autismo se le conoce como "tecnología asistente" que sirve principalmente para aprender habilidades sociales y a comunicarse con los demás, marcar rutinas o bien identificar situaciones cotidianas. Para considerarlas útiles estas herramientas han de cumplir los siguientes requisitos:

fomentar el aprendizaje y ser intuitivas, es decir, fáciles de usar.
deben ser flexibles, adaptables y personalizables.
Ser amenas, atractivas y motivadoras.

Herramientas

Las herramientas más utilizadas para trabajar con alumnado TEA son las siguientes:

Boardmaker: Se trata de una librería de símbolos que se encuentran clasificados por categorías y que permite al usuario crear tableros de comunicación alrededor de una temática, elaborar calendarios y establecer rutinas. Está diseñado principalmente para maestros y profesionales que trabajan creando plantillas y actividades, que utilizarán personas con diversidad funcional con necesidades de comunicación o con dificultades de aprendizaje. El usuario utiliza las plantillas ya programadas o las plantillas que ha creado él mismo y asigna a la página símbolos que representan ideas, acciones u objetos. Boardmaker contiene una base de datos de imágenes con más de 4,500 símbolos disponibles en 44 idiomas. Estos símbolos dotan al aprendizaje de un carácter más lúdico y motivante. Es de facil acceso, pues sólo se necesita un ordenador con conexión on-line.
Sus características principales son:

Creación rápida y sencilla de tableros de comunicación, en blanco/negro o color y de todos los tamaños.
Libre configuración del tamaño de las casillas y del espacio entre ellas
Se pueden importar imágenes nuevas de diferentes fuentes.
Se le pueden añadir librerías de símbolos especializadas, como restaurantes, fotos, sexualidad, etc.
Interactividad. Creación de botones en pantalla para crear lecciones interactivas, tests y juegos.
Multimedia. Incorporación de ficheros de sonido, clips de vídeo e imágenes de Internet en las lecciones.
Símbolos asociados con el texto mientras se escribe, utilizando la función de Symbolate.
Ahorro de tiempo utilizando las plantillas para diseñar las actividades.
Facilidad para manipular el contenido
Elección de herramientas diseñadas para simplificar el cambio de colores, añadiendo botones, bordes discontinuos o botones redimensionables.
Intercambiar y barajar el contenido para cambiar las actividades o pruebas de manera que sean al azar y menos predecible.
Opciones complementarias; elección entre una gran variedad de actividades interactivas y para imprimir predefinidas que complementen las lecciones, pudiéndose utilizar en cualquier ordenador.
Disponibilidad de más de 350 plantillas de impresión y tableros de ejemplo, 600 tableros interactivos de ejemplo para empezar. Se pueden utilizar tal como están, adaptándolos a las necesidades de los estudiantes, o creándolos desde cero.

DictaPicto: Es una aplicación cuya principal función es la de traducir texto oral y escrito a pictogramas/imágenes de forma inmediata, con el fin de mejorar y facilitar la comprensión del entorno y la comunicación del sujeto autista. La traducción de voz a pictogramas se produce de forma automática a partir de una frase hablada del usuario; convirtiéndola inicialmente en texto y, de ahí, en los pictogramas/imágenes que representan las palabras. Cada traducción se guarda y de este modo el usuario puede utilizar de nuevo ese pictograma cuando lo necesite.
Sus principales características son:

Traducción de voz a pictogramas.
Gestión de traducciones: En caso de que la palabra se represente por distintas imágenes, el usuario puede archivar la frase para facilitar su uso posterior e incluso etiquetar la frase para facilitar las búsquedas.
Archivo de traducciones base, que el usuario puede modificar a su gusto.
Gestión de vocabulario: La aplicación incluye un corpus de vocabulario basado en los pictogramas de ARASAAC. Éste puede ampliarse y/o actualizarse, editando o eliminando los términos incluidos en el mismo.
El reconocimiento de voz depende de la conexión a Internet.
Personalización de la forma visual; imagen sola, imagen con texto pequeño o imagen pequeña con texto grande.

e-Mintza: Se trata de un programa para trabajar la comunicación mediante pictogramas y sonidos. El tablero de comunicación se puede personalizar incluyendo fotografías o vídeos de elaboración propia para que el usuario se sienta en un contexto conocido. Además incluye una opción de agenda, con la que el usuario puede secuenciar hasta seis actividades por día o espacio temporal.
El programa se compone de dos aplicaciones integradas:

E-mintza; genera un tablero de forma que al pulsar sobre cada categoría se abre una nueva pantalla en la que se presentan una serie de pictogramas, cada uno con un sonido asociado, y, al pulsar en cada pictograma, la voz envía el mensaje directo a una pizarra, que construye la frase. El programa habla con voces reales, en diversos idiomas, donadas por personas colaboradoras, de diversas edades.
Herramienta de autor; el tutor (familiar, terapeuta o similar) o el mismo usuario, en su caso, podrán personalizar e-Mintza y crear el comunicador adaptado a las necesidades específicas de cada uno. Pudiéndose añadir o editar en cada categoría, de forma sencilla, nuevos pictogramas, fotografías o sonidos. Cada actualización que se realice desde la herramienta de autor se verá automáticamente reflejada en la aplicación e-Mintza.

Doctor TEA: esta web promovida por la Fundación Orange y la Fundación para la Investigación Biomédica del Hospital Gregorio Marañón tiene como objetivo hacer que las visitas al médico no sean tan traumáticas para las personas que sufren el TEA, familiarizando a estos usuarios con la situación de ir a una consulta mediante vídeos, pictogramas, imágenes y juegos con la temática principal, ir al médico. Con estos elementos pueden ver y experimentar de antemano qué es lo que se van a encontrar, como por ejemplo, los espacios en los que se van a encontrar, el equipo médico que les va a atender, las prácticas médicas más frecuentes en este tipo de consultas, es decir, los tipos de pruebas y los instrumentos con los que las realizan. La web también ofrece la posibilidad de almacenar información de carácter cotidiano sobre cada uno de los pacientes para que el médico obtenga mayor información y pueda ofrecer un diagnóstico y tratamiento más acorde con las necesidades individuales de cada paciente. Por otro lado, la web también aporta una serie de consejos prácticos para las familias con un integrante con TEA. Por último, la web presenta una gran cantidad de información sobre el TEA que puede servir a las familias y a toda la comunidad educativa para aprender un poco más acerca del TEA.

Soyvisual: es un repositorio de fotografías , pictogramas, láminas y materiales gráficos que conforman un sistema de comunicación aumentativa promovido por la Fundación Orange. Este sistema ha sido desarrollados por profesionales en el ámbito docente y por diseñadores. Su principal objetivo es utilizar claves visuales (pictogramas o imágenes) estimulando así el lenguaje y la comunicación. Por otro lado, el sistema cuenta con una gran variedad de recursos gratuitos, como por ejemplo, láminas y fotografías que se pueden descargar en versión digital o bien para imprimir. Sirven como nexo entre la realidad y las representaciones que son más abstractas. Con las láminas y pictogramas se recrean situaciones de la vida cotidiana para que las personas con TEA puedan anticiparse y por consiguiente estar más tranquilos por el hecho de que saben en cada momento qué es lo que va a ocurrir. Soyvisual se puede encontrar tanto en formato web como en aplicación para tabletas y smartphones.

Día a día: se trata de un diario visual desarrollado por la Fundación Orange y BJ Adaptaciones, pensado especialmente para personas con autismo, que incluye un calendario en el que se puede señalar y guardar todas las actividades o tareas realizadas a lo largo del día de manera visual y ordenada, favoreciendo anticipar actividades, fomentar la comunicación y la autoestima. Además, permite incluir imágenes, fotos y vídeos para que el sistema de comunicación sea más amplio y adaptado. La aplicación permite trabajar de forma fácil e intuitiva, otorgando mucha importancia a los elementos visuales y a la personalización de la plataforma en función de las necesidades personales de cada usuario. Cuando el usuario utiliza la aplicación, puede incluir la actividad que quiere realizar en distintos momentos del día y describirla con imágenes, vídeos, sonidos, etc. Una vez creada la actividad, tiene la opción de adjuntar o etiquetar a las personas y lugares con quienes se ha compartido dicha actividad.

Picaa: es una plataforma de Aprendizaje Móvil diseñada para la creación de actividades didácticas adaptadas para alumnos con necesidades educativas especiales que incorpora 5 tipos de actividades:
Exploración: este tipo de actividad se puede utilizar para crear comunicadores simples y agendas, mostrando un conjunto inicial de elementos relacionados con alguna temática de forma que al seleccionar cada uno de ellos se reproduce un sonido y aparezcan nuevos elementos o información de refuerzo profundizando en el concepto. También puede servir para que el usuario vaya construyendo una historia conforme navega, observando y seleccionando imágenes y escuchando sonidos.
Asociación: se presentan dos conjuntos de elementos de forma que el usuario debe indicar la relación entre los mismos. La actividad de asociación sirve de base para poder realizar lotos, ejercicios de memoria, ordenación, cálculo y discriminación.

Puzzles: se presentan imágenes descompuestas en piezas de un puzzle que el usuario debe ordenar. Se puede configurar el patrón del puzzle, la ordenación de las piezas y las imágenes sobre la que se basarán los puzzles.
Ordenación: se presentan un conjunto de elementos desordenado de forma que el usuario debe establecer la secuencia correcta (por ejemplo, ordenación de frases) o bien seleccionar uno de ellos.
Memoria (Memory-Match): Crea actividades para trabajar la memoria, pudiendo usar imágenes y textos.

El sistema ha sido diseñado para atender la diversidad funcional de usuarios con necesidades especiales, principalmente en los niveles: cognitivo, visual y auditivo, pudiendo ser útil como herramienta de apoyo para usuarios con TEA. Las actividades pueden adaptarse en diferentes aspectos:

Contenido, pudiendo seleccionar los recursos multimedia (imágenes, sonidos, texto, animaciones, etc.) que más se ajusten a las necesidades del alumno.
Complejidad, aumentando o disminuyendo la dificultad del ejercicio o el modo en que se presenta.
Temporización, pudiendo establecer un calendario de actividades para cada día de la semana.

ISecuencias: es una aplicación que mejora y desarrolla las habilidades sociales y las emociones mediante una serie de ejercicios basados en ordenar secuencias de pictogramas. Con esta aplicación se trabajan cuatro áreas generales: Hábitos de autonomía e higiene, eventos o actividades lúdicas, situaciones cotidianas y emociones.



Responder

Volver a “Salud y bienestar”