La castración y sus ventajas

Edward Steven Diaz
Medio
Mensajes: 188
Registrado: Jue May 23, 2019 6:18 pm

La castración y sus ventajas

Mensaje por Edward Steven Diaz » Dom Jun 02, 2019 8:14 am

Con la castración aumenta el apetito del perro y sus necesidades energéticas descienden un promedio de un 20%.

Las ventajas con respecto a la prevención de enfermedades que se asocian con la esterilización se ven incrementadas de manera considerable con la castración. De hecho, una de cada tres perras no castradas mayores de diez años es seguro que padecerán tumores mamarios. Con la castración desaparecen o disminuyen los niveles hormonales sexuales. Aunque la esterilización está más indicada en los casos en que se pretende evitar las camadas indeseadas y mantener la actividad sexual del perro.

Con la castración se pretende y se consigue, en muchas ocasiones, encauzar los problemas de conducta del animal que suponen un problema grave para conseguir una convivencia adecuada en el hogar. Sin embargo esto sólo se consigue con los perros macho, pero no con las hembras, en casos en que el animal es muy peleón o agresivo con otros perros.

La acción de la castración se limita a los problemas para los que la reducción de la cantidad de hormonas sexuales tiene un impacto directo sobre la conducta, como el comportamiento sexual o, como comentábamos anteriormente si el animal es agresivo con otros perros.

Hay que tener en cuenta que la castración no tiene ningún efecto sobre la hipersensibilidad o hiperactividad, la ansiedad por separación o con los problemas de origen emocional, así como en los casos de los que el perro no haya recibido una educación adecuada y no tenga asumida una jerarquía adecuada.

Más apetito
Con la castración aumenta el apetito del perro y sus necesidades energéticas descienden un promedio de un 20%. Por ello es importante seguir las indicaciones del veterinario para reducir el total de calorías ingeridas con el fin de mantener un peso adecuado.

Ventajas de la castración en los machos
Evitar la monta de una hembra y la consecuencia de una gestación indeseada.

Permitir un mejor control de la conducta de animales muy impulsivos y que se caracterizan por ser agresivos por cuestiones relacionadas con la dominancia. Es decir, porque si no se sienten los líderes en todo momento reaccionan con una agresión.

Reducir o eliminar la conducta del marcaje urinario.
Disminuir la tendencia a las fugas y a vagabundeo.
Prevenir los tumores testiculares o de próstata.
La castración es necesaria en todos los casos en que el macho sea "criptórquido", es decir en que uno o ambos testículos no hayan descendido al escroto y permanezcan en el abdomen.
Sirve como tratamiento en múltiples patologías de testículos y próstata.
Ventajas en el caso de las hembras
Evitar camadas indeseadas.

Si se realiza a una edad temprana, evita o reduce de manera drástica la incidencia de tumores mamarios, que son muy frecuentes en perras de mediana y avanzada edad.

Evitar las enfermedades que afectan al útero, como tumores, infecciones o piómetras (el útero se llena de pus), así como los quistes y tumores ováricos.

Prevenir la aparición de "pseudogestaciones" o embarazos psicológicos.

Evitar las molestias derivadas de los sangrados cuando la perra está en celo.

Evitar alteraciones de conducta de la hembra en momentos puntuales, como durante el celo o un embarazo psicológico.

Según estudios realizados al respecto, la incidencia de los tumores mamarios en las perras castradas, antes del primer celo, es menor del 0,05% al llegar a la edad de 10 años. Y aumenta de manera progresiva

a medida que la castración se realiza más tarde. Alrededor de la mitad de los tumores mamarios son malignos y la otra mitad benignos. Con lo cual queda patente la importancia de la castración precoz. En cuanto a las infecciones de útero (piómetras o metritis) afectan a una de cada cinco perras de edad media y avanzada.

Inconvenientes de la castración
Las desventajas derivadas tanto de la castración como de la esterilización están relacionadas con la intervención quirúrgica. Sin embargo, en la actualidad esas molestias han quedado muy reducidas gracias a los anestésicos y analgésicos. En cuanto a la aparición de la incontinencia urinaria, son muy poco habituales y con medicamentos específicos tienen fácil solución.

La obesidad
En cuanto al riesgo de sobrepeso y obesidad tras la castración es cierto que los cambios hormonales conllevan cierta tendencia al aumento de peso, debido a que el ritmo del metabolismo disminuye y aumenta el apetito.

Las ventajas con respecto a la prevención de enfermedades que se asocian con la esterilización se ven incrementadas de manera considerable con la castración

Sin embargo con ciertas medidas como el uso de alimentos bajos en calorías y el aumento de la actividad física del perro se puede controlar bien el problema. Según estudios realizados al respecto se ha comprobado que los perros obesos castrados, hubiesen sido también obesos en el caso de no haber sido castrados, debido a que sus hábitos alimenticios no son adecuados. Así que, un perro castrado con una dieta correcta y un mínimo de ejercicio no tiene que engordar necesariamente.

ETIQUETAS: castración, perros, salud



Responder

Volver a “Todo lo demas”